Inseguridad en el Gran Telescopio de Puebla

La investigación científica es una víctima más de los grupos delictivos en México. En la cima del volcán Sierra Negra, Puebla, se encuentra el Gran Telescopio Milimétrico (GTM), uno de los más importantes del mundo donde trabajan astrofísicos nacionales e internacionales, pero el aumento de la violencia ha imposibilitado la completa labor de los científicos.

El Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE), organismo a cargo de este instrumento, informó mediante un comunicado que se han visto forzados a reducir sus actividades por la inseguridad, pues en las vías para llegar a las instalaciones se han presentado asaltos y otros hechos delictivos.

“La situación por inseguridad que prevalece en la región es públicamente conocida. Ya hemos reportado oportunamente a las autoridades competentes los problemas de inseguridad que han notificado nuestros trabajadores y esperamos que la problemática se resuelva en el corto plazo”, expresa el Instituto en el comunicado.

El pasado diciembre asaltaron a un miembro del GTM y lo despojaron de un vehículo. El director del INAOE, Leopoldo Altamirano, explicó que, por el momento, no pueden dar más detalles del suceso porque hay una investigación en curso. Reservó información sobre cuántos trabajadores están operando actualmente en el GAM, pero aseguró que la institución ya ha tomado medidas preventivas.

“Implementamos un botón de pánico que va dentro de los radios que tiene cada vehículo. Si algo pasa empieza todo un protocolo. Es una de las cosas que tenemos para que la gente se sienta segura cuando sube o tiene una estancia allá (en el GAM)”, comentó el director en conferencia de prensa.

Carlos Cárdenas, director de la Policía Estatal Preventiva del estado de Puebla, detalló que junto al INAOE ya establecieron mecánicas precautorias que permitirán a los investigadores trasladarse

sanos y salvos hasta las instalaciones del Gran Telescopio, aunque recalcó que no podrá ahondar sobre estas estrategias por cuestiones de seguridad.

“Aún no tenemos detenidos, ni nombres. El hecho es que en la zona hay presencia delictiva y que vamos a trabajar para que se logre erradicar. Sabemos que es una zona donde hay grupos delictivos dedicados al robo de transporte y de una zona de tránsito de tomas de huachicol. Hay varias actividades criminales que se han desarrollado, ya tenemos un mapa claro de lo que hay”, agregó Carlos Cárdenas.

Las actividades que se redujeron en el GAM fueron de mantenimiento de los equipos y una parte operativa asociada a la observación astronómica, puntualizó David Hughes, director del proyecto e investigador principal del GAM. Aseguró que el impacto en la operación científica no fue tan drástico debido a que “en las últimas semanas los investigadores han trabajado con los datos obtenidos en meses y años anteriores; continúan en el análisis y reducción de datos así como la publicación de esta información en revistas científicas”.

“Nuestros socios (internacionales) del GAM ya están enterados de incidente, no hay quejas. Entienden que es una situación difícil y que ya estamos trabajando con las autoridades para resolver el problema. Puedo asegurar que, después de las reuniones que tuvimos con la Secretaría de Seguridad Pública del estado, podremos regresar a la operación normal lo más pronto posible”, añadió David Hughes.