Maki me caía en la punta de la nariz

Juan Soler está convencido de que vale la pena seguir luchando por su matrimonio con Maki, el actor no tiene dudas del amor que siente por su esposa, y en entrevista con Adela Micha recordó cómo fue cuando la conoció.

El argentino confesó que en un inicio no le caía bien. “Me caía en la punta de la nariz”, asegura, pero después de convivir con ella en una reunión, a la que Maki no fue invitada y llegó, quedó completamente enamorado de ella.

“No podía con ella, me enamoró un día que fue a la casa a un asado. Ver a Maki relacionarse con mis papás… estaba mi novia también en ese momento, pero ver cómo interactuaba con la gente de servicio, me enamoró, me perdí, me enamoró ese día”, recordó.

Soler defendió sus 15 años de casado y reiteró que vale la pena dar la pelea por Maki y las dos hijas que tiene con ella. “Estoy casado todavía, estamos en el tira y afloja, a ver si nos ordenamos o no, soy muy profamilia”, aseguró.