Ibáñez fue mentalmente de hierro en los JCC
La “Dama de Hierro” de la Natación mexicana atesora más la presea de plata de los 50 metros de nado libre. Agencias

Liliana Ibáñez se cuelga las nueve medallas que obtuvo en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018, que ganó en seis días de competencias, durante 16 pruebas.

Pero el precio de ser la máxima ganadora de la selección mexicana, fueron dolores musculares, necesidad de relajantes para dormir, además de que casi se desmaya, pero mentalmente fue fuerte como el hierro.

Fueron cinco medallas de oro, una de plata y tres de bronce, récord mexicano en 50 metros libres con 25.15 segundos, con lo cual se siente “una potencia” para pelear ante las estadounidenses, canadienses y brasileñas en los Juego Panamericanos Lima 2019, en su camino a los Juegos Olímpicos Tokio 2020.

“Cuando las veo y me las pongo siento la emoción”, compartió en entrevista, y recordó cada prueba y final; qué pasó en cada una, cada escenario diferente y aunque son nueve las ve muy individuales y con su respectivo significado.

En la ronda de finales compitió en la primera distancia, apenas se dio cuenta de ganar la medalla de bronce salió de la alberca y así de mojada corrió a la mesa de oficialía para los 50 metros mariposa, y otro bronce, y fueron 15 minutos entre una y otra.

Enfatizó que se sobrepuso al dolor físico. “Antes del último relevo, el 4x100 combinado, se me bajo la presión, me mareé, casi me desmayo, porque mi cuerpo ya no podía”. Pero participó y ganó oro con récord de los Juegos de 4:08.99 minutos.

En el futuro están los Juegos Panamericanos Lima 2019, donde la exigencia será mayor con la inclusión de los nadadores estadounidenses, canadienses y brasileños que son potencias mundiales.

Aseguró que también es potencia, “siento que lo soy. Todos los nadadores canadienses y estadounidenses me conocen porque entreno con varios de ellos. Yo creo que soy una amenaza para ellos, como ellos lo son para mí”.