La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) impidió en la aduana de Matamoros, Tamaulipas, el ingreso de una plaga de insectos vivos que venía en un embarque de madera de pino procedente de Estados Unidos.

Los hechos se registraron cuando inspectores de la Profepa verificaron un embarque de tablas de madera aserrada de pino amarillo, con un volumen de 16.70 metros cúbicos, en el que encontraron los insectos vivos.

El producto era transportado en un tráiler y contaba con el trámite correspondiente, que aparentemente cumplía con los requisitos para su importación, realizado por la empresa Cambridge Internacional, S.A. de C.V.

Tras detener el embarque, la Profepa envió muestras de los insectos al laboratorio de la Dirección General de Gestión Forestal y de Suelos de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), para su identificación y dictaminación técnica.