El dirigente del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, juró este sábado ante el rey Felipe VI el cargo de presidente del Gobierno, en un acto en el que por primera vez no hubo presencia de una Biblia ni un crucifijo.

Sánchez sustituye a Mariano Rajoy tras aprobarse en el Congreso de los Diputados la moción de censura que promoviera contra el ahora ex presidente debido a la sentencia del caso “Gürtel”, en la que el Partido Popular (PP) fue condenado junto con políticos y empresarios de formar una red de corrupción.

En el Palacio de la Zarzuela, Sánchez hizo el juramento en un acto en el que estuvo presente Rajoy y las principales autoridades del Estado.

El dirigente socialista rompió el protocolo de los anteriores presidentes de Gobierno al descartar la Biblia y el crucifijo, luego de que la Casa del Rey acordara en julio de 2014, poco después de la proclamación de Felipe VI, dar esa opción a los altos cargos.