La actriz estadounidense Taissa Farmiga aseguró que para interpretar a la hermana Irene comenzó a practicar los hábitos de las monjas. Farmiga es, junto con el mexicano Demián Bichir, la protagonista de la nueva película de Corin Hardy, La monja, que llegará a los cines el próximo 7 de septiembre.

En su visita al antiguo Convento del Desierto de los Leones en México, donde presentaron el filme a la prensa tanto nacional como internacional, Taissa platicó sobre cómo fue la preparación para su personaje.

“Hice varias investigaciones en internet sobre qué podía y no vestir. Corin me compró una foto de la Virgen María, la puse en mi cuarto para saber cómo ponerme la cruz y así transformarme”, explicó.

Locación

La monja fue rodada en Rumania y está ambientada en los años 50. “Había algo en las locaciones, algo que te regresa a esa época, así que, con el vestuario y el lugar, realmente fue fácil transformarme y sentirme en los años 50”, refirió.

La historia inicia con el extraño suicidio de una religiosa que llama la atención del Vaticano, motivo por el cual deciden localizar al Padre Burke (interpretado por Bichir), quien se dedica a investigar sucesos “peculiares”. Para ello, el padre estará acompañado de la hermana Irene, una novicia que está a punto de hacer sus votos.