Las Abejas de Acteal dispuestas al diálogo

La Organización de la Sociedad Civil Las Abejas de Acteal afirmó que está siempre dispuesta a resolver pacíficamente y a través del diálogo, el conflicto generado por la disputa de un terreno ubicado en esa comunidad, en la que el 22 de diciembre de 1997 fueron asesinados 45 indígenas.

Su condición es que no intervengan “intereses ajenos que dañen nuestra lucha por la memoria, la verdad y la construcción de autonomía”.

Desde hace algunos meses se agravó el conflicto por la disputa de un terreno -donado en 1998 por su propietario, Francisco Vázquez Hernández, ya fallecido- en el que está el santuario donde están sepultados los 45 tzotziles masacrados por paramilitares.      

“Lamentamos mucho que las hijas de don Francisco hayan perdido la memoria de la donación de terreno que hizo su padre el 10 de febrero de 1998 a nuestra Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal, en el que está la Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal, conocido también como Sitio de Conciencia y Casa de la Memoria y la Esperanza y la sede de nuestra Organización”, señaló la agrupación.

Dicha donación, abundó, la hizo “don Francisco, de manera voluntaria sin condiciones, ni bajo presión y de manera definitiva, como lo confirman los testigos conformados por representantes de los sobrevivientes de la masacre de Acteal y la Mesa Directiva de la Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal”.

Sostuvo que, además, “ese mismo día también estaban presentes nuestra compañera María Vázquez Gómez, Juan Vázquez Luna y Manuel Vázquez Luna, hermana e hijos de nuestro hermano Alonso Vázquez Gómez, masacrado el 22 de diciembre en Acteal, para hacer una donación también voluntaria de otra parte del terreno para construir el santuario de los mártires y la iglesia, donación avalada con un documento y su respectivo croquis”.

La agrupación aseguró que “el Concejo Pacifista Sembradores de Paz y las hijas de nuestro hermano Francisco Vázquez Hernández, están generando confusión” en torno a la propiedad del terreno.

Expresó que “en este documento afirmamos con nuestra conciencia tranquila, pues nuestra Organización Las Abejas de Acteal a través de la Mesa Directiva, no está cometiendo ningún despojo de tierras como han manifestado públicamente las hijas de don Francisco”, que reclaman el terreno.

Aseguró que “muestra de su donación voluntaria, es que cuando murió don Francisco, su sepultura fue ahí donde están sepultados las 45 hermanas y hermanos mártires de Acteal, aunque su muerte fue por una enfermedad tal como lo mencionan las hijas; lamentamos mucho su partida, él nunca nos buscó problemas cuando estuvo con vida, empezaron el problema sus hijas cuando se murió nuestro hermano Francisco”.

Afirmó que “nadie está haciendo uso personal de los terrenos donados por don Francisco Vázquez Hernández, María, Juan y Manuelito Vázquez Luna, porque es un espacio colectivo, un lugar comunitario para la memoria, para dignificar a nuestros mártires y para la construcción de nuestra autonomía como pueblos originarios”.

La Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal, aseveró, “se ha convertido en un espacio ya no sólo para la Organización Sociedad Civil Las Abejas, sino que recibimos a aquellas mujeres y hombres que luchan como nosotros contra la impunidad y construyen una justicia digna y humanizada”.