La asociación Casa de la Amistad para Niños con Cáncer que trabaja en el interior del Hospital General de Tapachula, y que tiene como propósito atender y apoyar durante su tratamiento a niños y jóvenes de bajos recursos que son diagnosticados con esta enfermedad, indicó que uno de sus objetivos primordiales es que la atención medica no se abandone porque esto asegura su éxito.

En entrevista, Edna Andrade encargada de casa de la amistad para niños con cáncer, en Tapachula, señaló que esta organización brinda apoyos con algunos medicamentos oncológicos prescritos por los médicos tratantes y que no están en los cuadros básicos del Seguro Popular, así como apoyos de ropa que recibe a su vez a través de donativos como la reciente entrega de pijamas por parte del Club Campestre, pasaje para el traslado y que acudan a recibir el tratamiento.

Expuso que es necesario el apoyo porque muchos de los menores que están en tratamiento viajan de distintos municipios de Chiapas, el requisito para ser parte del programa es que sean de escasos recursos económicos.

Dijo que en la actualidad son 19 niños los que están en tratamiento y 20 en vigilancia, esto incluye a algunos niños migrantes a los que se les atiende de igual manera con un permiso especial.

La preocupación de los médicos y de la asociación es que no se pierda la secuencia del tratamiento, cuando algún niño no llega se hace el esfuerzo para contactarlo y se busca que regrese a seguir el tratamiento, porque de no hacerlo existe el riesgo que la enfermedad gane terreno y no siempre se tiene el éxito que se espera.