Marina se reencontrará con su madre

Marina Ortiz Barrios está feliz. Luego de vivir un calvario por huir de su casa en Motozintla, Chiapas y ser víctima de abuso sexual y laboral, formó su propio hogar y tras buscar a su familia, por fin la ha contactado desde Monterrey. Agradeció a este medio haber sido el enlace y en breve se reencontrará con su madre, tras varias décadas de separación. Marina exhorta a las jovencitas a no repetir su error.

Marina huyó de su casa a los 13 años, engañada por un hombre que le ofreció trabajo y dinero. Solamente abusó de ella y la abandonó. Los abusos sexuales y laborales siguieron en Tabasco.

En su ‘calvario’ Marina conoció a una buena familia y luego al amor de su vida, con quien formó un hogar. Se fueron a vivir a Monterrey, donde radica actualmente.

A sugerencia de su esposo e hijos, Marina decidió buscar a su madre y por este medio otorgó su teléfono. El enlace fue exitoso: Madre e hija charlaron luego de 23 años.

A las adolescentes y jovencitas, Marina aconsejó, “que se fijen bien con quien hablan, a quien le brindan su confianza. Hagan caso a sus padres y familiares, porque los extraños solo te hacen daño”, dice recordando su error a los 13 años de edad.

También exhortó a los padres a estar atentos a sus hijos, acercarse, dialogar y ver qué preocupaciones tienen, porque en su caso ese distanciamiento provocó que fuera víctima de un hombre mayor, amigo de la familia.

“Ojalá lo que me pasó le abra los ojos a las niñas de estos tiempos modernos, y que al verse en mi espejo sepan lo que pueden llegar a perder por perseguir un sueño, el cual terminó en pesadilla. Son muchos los peligros a los que una niña se enfrenta. Valoren los consejos de sus padres”, concluyó Marina vía telefónica.