Mayoría de migrantes rechaza oferta de refugio

La Secretaría de Gobernación (Segob), a través del Instituto Nacional de Migración (INM), señaló que el grupo de centroamericanos que se encuentra en la Ciudad de México fue oportuna y debidamente enterado de los requisitos de ley para ingresar de manera ordenada y segura a México y de las medidas de protección que otorga el Estado mexicano.

En un comunicado, expuso que, en su mayoría, los integrantes de ese grupo rechazaron las garantías y facilidades que da el gobierno mexicano para acogerse a las medidas de protección internacional, como es la de refugio, a pesar de que contaron con orientación y asistencia permanente.

Refirió que declinaron públicamente adherirse al programa de carácter temporal ofrecido por el Gobierno de la República, que permite a todo beneficiario permanecer en territorio nacional y acceder a servicios médicos, educativos e, incluso, a un empleo temporal.

La dependencia federal destacó que la caravana ha recibido apoyo humanitario y de seguridad de instituciones del Gobierno Federal, entre ellos el Grupo Beta de protección al migrante y la Policía Federal, que han proporcionado albergue, alimento, servicios médicos, así como orientación en materia migratoria.

La Segob señaló que a través del INM ha mantenido estrecha coordinación con las autoridades estatales de Chiapas, Oaxaca y Querétaro, a las que se orientó respecto de la atención a los integrantes de la caravana.

Aclaró que el Instituto solamente instaló un albergue para atender a aquellos extranjeros que decidieron iniciar su trámite de refugio, quienes obtuvieron un espacio para permanecer en tanto se daba curso legal a su trámite. 

En el caso de la Ciudad de México, indicó, el gobierno local ha brindado asistencia a la caravana incluso en otros estados, como es el caso de Oaxaca; además, cuenta con sitios habilitados y con los recursos suficientes para recibir y acoger a los migrantes.

Resaltó que el Instituto Nacional de Migración y la Comisión Mexicana para la Ayuda a Refugiados (Comar), en coordinación con autoridades de otras entidades, han establecido los mecanismos para dar atención a las personas que necesitan algún tipo de asistencia humanitaria y legal para solicitar el refugio o ser retornados, por petición expresa, a su país de origen.