Meade: Estrategia de seguridad debe cambiar

José Antonio Meade Kuribreña, candidato presidencial de la coalición Todos por México, consideró que la estrategia en materia de seguridad debe cambiar, porque cualquiera que ésta sea debe llevar a un resultado mejor.

Al participar en el Diálogo por La Paz y la Justicia, convocado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), la Universidad Iberoamericana y organizaciones de la sociedad civil, planteó una estrategia integral a partir de tres elementos: prevención, disuasión y rendición de cuentas.

Sobre la Ley de Seguridad Interior, Meade reconoció que ésta es perfectible, sin embargo aseveró que es una legislación que da certeza a los ciudadanos, ya que la presencia de los militares en las calles es excepcional.

Dijo que muchos gobiernos locales basan su seguridad en el Ejército, pero esa no es la solución, sino tener policías capacitadas.

Al igual que a los demás candidatos, se le preguntó su posición sobre una eventual despenalización del consumo de mariguana, dijo qué hay experiencias internacionales que se deben analizar.

Pero advirtió que en términos generales, el tráfico de mariguana le reporta poco a la delincuencia organizada, a diferencia de otras drogas como cocaína y por ello sugirió desvincular la discusión del debate de seguridad, que debería ser más de salud y médico.

En otro tema, Meade Kuribreña calificó como una omisión injustificable que no se haya nombrado un fiscal autónomo, “porque fuimos capaces de construir un nuevo andamiaje, pero que no seamos capaces de encontrar a una persona, es una falla. No tenemos que secuestrar a la justicia con la política”.

De ahí que se dijo absolutamente de acuerdo en una fiscalía autónoma que genere confianza, convicción, competencia y capacidad para combatir la inseguridad y la impunidad, aunque consideró que el debate debe ser más amplio que el del nombramiento.

Si no enfrentamos la seguridad con visión integral, no vamos a dar buenos resultados a los ciudadanos, por eso, la autonomía tiene que ser central y con una fiscalía coordinada.

Sobre la eventual participación de instancias internacionales en el combate a la corrupción y a violaciones graves a derechos humanos, opinó que México está abierto al mundo, pero “el país cambiará el día que queramos que cambie y la decisión nos lleve a implementar a profundidad la ley de desaparición y de combate a la tortura”, concluyó.