La futura secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, afirmó que México no será policía de Estados Unidos para detener a la migración.

“No se ha puesto en la mesa que México sea la policía de Estados Unidos, eso no se ha puesto de ninguna manera”, expresó.

El diario estadounidense The New York Times difundió que el gobierno del presidente Donald Trump busca pagar a México unos 20 millones de dólares para deportar migrantes centroamericanos, principalmente, y con ello evitar que lleguen a la Unión Americana.

Sánchez Cordero subrayó que ha habido pláticas para detonar el desarrollo en el Triángulo Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras), que es de donde proviene el mayor número de migrantes.

“Lo que quiere Andrés Manuel es que la gente emigre a Estados Unidos por su gusto, no por necesidad, ahorita hay gran necesidad para detonar desarrollo”, dijo la senadora y futura secretaria de Gobernación.