La misión de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) en Nicaragua confirmó que abandonó ayer el país centroamericano, luego de que el gobierno ordenó su salida inmediata al dar por concluidas sus actividades.

El coordinador de la misión, Guillermo Fernández Maldonado, anunció este sábado que el equipo de Naciones Unidas saldrá de Nicaragua, pero advirtió que seguirán el monitoreo de la situación de los derechos humanos en este país.

“Lo ideal es estar aquí, dentro del país, porque proyecta en la población una mayor cercanía, pero la obtención de información y la capacidad de pronunciarnos sobre los hechos se mantiene. Lo central son las víctimas y sus derechos, queremos estar concentrados en eso”, aseguró.

Subrayó que el objetivo de la misión es contribuir a la paz y a la seguridad en el país, mientras que la administración del presidente nicaragüense Daniel Ortega consideró que el ACNUDH sólo acompañaría a la Comisión de Verificación y Seguridad, surgida tras la crisis político social desatada desde abril pasado.

El canciller de Nicaragua, Denis Moncada, comunicó el viernes que a partir del 30 de agosto se dio por “concluida y terminada” la invitación a la misión del ACNUDH, y sostuvo que “ya no existen” los motivos por los cuales fue necesaria su presencia en este país.

Moncada indicó a través de una misiva que se invitó al ACNUDH “para que diera acompañamiento a la Comisión de Verificación y Seguridad con el fin de asegurar el desmantelamiento de los tranques”.

“Considerando que han cesado las razones, causas y condiciones que dieron origen a dicha invitación, este Ministerio comunica que da por concluida la invitación y finalizada la visita a partir de hoy 30 de agosto”, enfatizó el canciller.

Fernández Maldonado, coordinador de la misión, explicó que “lo que nosotros leímos es que era una comisión para contribuir a la paz y a la seguridad del país, o sea que tenemos una interpretación distinta”.

La decisión del gobierno se da luego que esta semana el ACNUDH presentó un informe sobre la grave represión del gobierno nicaragüense, el cual ha violado de manera repetida los derechos humanos de la población desde que inició la crisis sociopolítica.