Motel no es una agrupación, un disco y mucho menos una moda. Es en palabras de sus integrantes algo más próximo a un proyecto de vida.

Por ello, aunque el dúo de músico conformado por Billy Méndez y Rodrigo Dávila se ha dado de vez en cuando unos “breakes profesionales”, nunca desaparecerá o desintegrará.

“No he visto el fin como opción. Desde que empezamos el grupo lo hablamos y pensamos en hacer otras cosas, pero eso no significa que no debamos seguir”, dijo Billy en entrevista.

“Ambos vimos crecer a Motel y creo que la idea nunca ha sido poner un alto, por eso nunca lo anunciamos así. Pero llegó el momento de hacer una pausa y por mi parte creo que es parte de nuestras vidas y es algo que hemos creado y nutrido. Será el proyecto de nuestra vida, con pausas”, agregó.

Esta decisión ha hecho que los músicos se puedan desarrollar en otras áreas y mientras Méndez ha probado su faceta como DJ, Dávila ha hecho lo propio participando en la creación de música para diversos largometrajes.

Eso les permite que cada vez que retoman el proyecto musical con el que se dieron a conocer, regresen con propuestas frescas, que puedan nutrir su proyecto.

“Motel es algo de los dos. Siempre lo hemos sentido como nuestro, es completamente natural e incluso lo alimenta el explorar otras cosas sin la necesidad de que todo lo liguemos al grupo, que experimentemos con sonidos y apostemos por distintas cosas que al final en la parte creativa nos alimenta mucho”, expresó Billy.