Advierten retroceso en decreto de AMLO

El presidente Andrés Manuel López Obrador advirtió que si el Congreso y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) no llegan a un acuerdo en torno a la nueva reforma educativa propuesta por su gobierno, emitirá un decreto para abrogar la anterior “en tanto se aprueba” otra legislación.

En ese mismo decreto, dijo, incluirá que la evaluación de los docentes sea voluntaria: “Se supone que el que ya estudió en una Normal y da clases está capacitado”.

Sin embargo, especialistas consultados por El Universal consideran que derogar la reforma aprobada en 2012 -sin una legislación que la sustituya- sería un retroceso, pues permitiría que el sindicato se apodere de la educación.

“El sector educativo volvería a quedar en manos del sindicato. Todo lo que tiene que ver con distribución de las plazas, la promoción de profesores en el escalafón docente y los cambios de planteles”, señaló Roberto Rodríguez Gómez, investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.

El especialista en temas educativos añadió que “para derogar la reforma se necesita modificar la Constitución, pero no se puede realizar esa acción por voluntad presidencial sin pasar por los órganos legislativos, es decir, las cámaras de Diputados, Senadores y las Legislaturas de los estados”.

En este punto estuvo de acuerdo Marco Fernández, de la organización México Evalúa, quien también añadió que la propuesta “es una contradicción a lo que ha dicho el presidente sobre su desacuerdo con las prácticas de herencia y venta de plazas. Justo el marco jurídico que permitió esas malas prácticas era el previo a 2013”.

Sin un servicio profesional, coincidieron, se regresaría a la práctica de traficar con plazas de maestro.