La Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México inició la investigación del homicidio de dos mujeres -madre e hija- a quienes, según las primeras versiones policiacas, las asesinaron para robarles el dinero de una tanda que ambas organizaban.

Los hechos se registraron en el interior del domicilio ubicado sobre la calle Constitución de la República, en la colonia La Providencia de la alcaldía Gustavo A. Madero.

Sin embargo, el expediente fue turnado a la Procuraduría General de la República (PGR), pues al momento de realizar una investigación exhaustiva en el domicilio, los peritos de la procuraduría local encontraron lo que aparentemente es un laboratorio de metanfetaminas; entonces la PGJ se declaró incompetente y turnó la investigación a la dependencia federal.

En un principio el crimen, que se registró la noche del martes, se empezó a investigar como robo, pues se dio a conocer que las víctimas eran empresarias, prestamistas y organizaban tandas, sin embargo, la presencia de los precursores químicos dio un vuelco al doble homicidio.

Según la carpeta de investigación, las víctimas fueron identificadas como Azucena, de 51 años de edad, y su hija Yesenia, de 29. El hallazgo lo hizo otra de sus hijas, refirió a las autoridades, que durante todo el martes no le contestó ni el celular ni el teléfono de su casa.

Cuando entró al domicilio las encontró sin vida sobre el colchón de la recámara principal; junto a ellas estaban varios sobres amarillos que su madre utilizaba para guardar el dinero de las tandas que hacía.

Ni el domicilio ni la colonia cuentan con sistema de vigilancia, por lo que no se tiene una idea de los agresores.

El peritaje de la PGJ reveló que tanto madre e hija presentaban huellas de violencia, aparentemente forcejearon con el o los agresores, quienes al final les dispararon en la cabeza para que pudieran cometer el atraco y después escapar.

Vecinos y curiosos dijeron a los agentes investigadores que no vieron ni escucharon ruidos extraños dentro del domicilio, por lo que no se percataron del doble homicidio.

Aunque las víctimas fueron encontradas poco después de las 21:00 horas, se cree que el crimen se pudo perpetrar desde el mediodía, pues la otra hija de Azucena no se pudo contactar con su mamá y su hermana antes de la comida, por cuestiones de trabajo, dijo, no llegó al domicilio hasta la hora antes mencionada, cuando ya era demasiado tarde.