El periodista saudita Jamal Khashoggi fue víctima de “un asesinato brutal y premeditado” que fue “planeado y perpetrado” por funcionarios de Arabia Saudita en su consulado en Estambul, concluyó la relatora de las Naciones Unidas, Agnes Callamard.

Callamard, relatora especial de las Naciones Unidas sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias y arbitrarias, llegó a esta conclusión tras recopilar información de diversas fuentes durante una visita realizada a Turquía entre el 28 de enero y el 3 de febrero.

A través de un comunicado agradeció los esfuerzos realizados por Turquía para llevar adelante una investigación “rápida, efectiva, completa, independiente e imparcial” sobre ese asesinato, que tuvo un gran impacto en todo el mundo.

Declaró que su equipo ha revisado “el escalofriante y espantoso material de audio” del homicidio, que habrían obtenido a través de la Inteligencia turca.

La relatora, quien presentará un informe final al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en junio próximo, afirmó que Arabia Saudita socavó seriamente los esfuerzos de Turquía de investigar la muerte del periodista, ocurrida el pasado 2 de octubre.

Indicó que “el tiempo y el acceso fueron lamentablemente inadecuados en los investigadores turcos para realizar un examen profesional y efectivo de la escena del crimen y la búsqueda requerida por las normas internacionales para la investigación”.

Explicó que el asesinato de Khashoggi en el interior del consulado saudita violó el derecho internacional y las normas fundamentales que rigen las relaciones internacionales, incluidas aquellas sobre el uso de misiones diplomáticas.