El Gobierno Federal enfrenta 52 denuncias por despidos injustificados de servidores públicos, las cuales fueron presentadas ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Desde el inicio de la actual administración, el 1 de diciembre de 2018 a la fecha se han interpuesto 47 quejas de extrabajadores del SAT, dos de exempleados de la Secretaría de Gobernación, dos de excolaboradores de la Sedatu y una de un exfuncionario de Liconsa, detalló el organismo en respuesta a una solicitud de información hecha por El Universal.

La CNDH indicó que las quejas fueron turnadas a la Sexta Visitaduría General del organismo para su atención.

Una de las denuncias es de Óscar Ernie Orozco, quien acusa que le pidieron su renuncia a la Sedatu sin goce de liquidación.

Este diario solicitó la postura de la dependencia federal, pero no obtuvo respuesta.