Miguel Ángel Martínez, alias “El Tololoche”, quien se identificó como “gerente” de las operaciones de tráfico de drogas de Joaquín “El Chapo” Guzmán, comenzó a testificar en la corte de Nueva York contra su antiguo empleador.

Al arrancar la tercera semana de juicio contra Guzmán, Martínez testificó que trabajó para el cártel de Sinaloa entre 1986 y 1998, y laboró como piloto, así como para hablar con cárteles de Colombia, recibir aviones con cocaína, almacenar y enviar drogas y pagar.

Subrayó que sabía que el papel de Guzmán en el cártel de Sinaloa era de “jefe”, porque “desde que lo conocía nos daba órdenes a todos”.

Narró que en el primer viaje que realizó desde Colombia transportó mil 470 kilos de cocaína, luego de lo cual realizó numerosos viajes de negocios a ese país.

Además, dijo que abrió lo que definió como la oficina del cártel de Sinaloa en la Ciudad de México, donde laboró con un abogado a quien identificó como Humberto Loya Castro, quien -según sus dichos- “hacía todos los arreglos de Guzmán con la policía”.

Estos arreglos se hacían para que la policía “le permitiera (a Guzmán) trabajar con drogas”.

El rostro actual de Martínez no puede ser identificado en los bosquejos realizados por la corte.