Por unanimidad, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) confirmó la “expulsión definitiva” del exgobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, de las filas del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Los magistrados consideraron que la Comisión Nacional de Justicia Partidaria actuó conforme a derecho en su resolución, por lo que no se vulneraron principios como presunción de inocencia, no se afectaron sus derechos políticos ni, como alegó Duarte, se falsificaron pruebas.

La sentencia emitida fue propuesta por el magistrado José Luis Vargas Valdés, y en ella se expuso que no se afectó el principio de presunción de inocencia porque la Comisión priista no lo sancionó por la comisión de delitos, “sino por falta de probidad en el cumplimiento de las funciones públicas que tenía encomendadas cuando ejerció el cargo de gobernador”.

Respecto a la supuesta falsificación de pruebas técnicas como diversas ligas de internet aportadas en el expediente, los magistrados consideraron que no la hubo y que la presentación de esos elementos fue conforme al estatuto del PRI.

Los magistrados resolvieron con rapidez este caso, pues apenas a fines de mayo la Comisión del PRI anunció la sanción de su exgobernador.