La incertidumbre por las diversas acciones del gobierno federal, así como los bloqueos de vías en Michoacán, costaron al país 0.45 puntos del Producto Interno Bruto (PIB), calculó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP). Estos temas tienen inquietos a los inversionistas.

Además, comenzó a materializarse la preocupación de que se iban a contaminar las revisiones de los contratos colectivos, resultado del alza a los salarios mínimos en 2019, que en términos relativos fue de 100% en la frontera y de 16.2%.

Entre los generadores de incertidumbre están la cancelación del aeropuerto de Texcoco, la suspensión de las subastas del sector energético, el desabasto de combustibles, la revisión de concesiones mineras y los bloqueos.

Todo lo anterior «ha afectado la actividad productiva del país y posiblemente se reflejen en una baja tasa de crecimiento de la economía en la primera parte del año», de ahí que instituciones como CitiBanamex calculó que el crecimiento será de 1.4% en 2019.

El otro tema es que con los incrementos al salario mínimo, de 88.36 a 102.68 para el país y de 88.36 a 176.72 pesos para la franja fronteriza se «hizo presente la preocupación de que estos ajustes pudiesen contaminar las revisiones contractuales», destacó.

Ello porque representaron aumentos de 100% y de 16.2%, alzas que ahora se piden por parte de los trabajadores, como sucedió en 45 maquiladoras de Matamoros, en donde los trabajadores solicitaron incrementos de 20%. Aunque los maquiladores dieron esos aumentos, «muchas empresas no tienen capacidad para aceptar tal solicitud, por lo que han anunciado su intención de cerrar operaciones.Preocupa el hecho de que esto se replique a lo largo del año en cada revisión contractual», expuso el CEESP.