Fortalecen finanzas  de Pemex con decreto

El presidente Andrés Manuel López Obrador firmó un decreto y un acuerdo con las instituciones bancarias HSBC, J.P. Morgan y Mizuho Securities para fortalecer las finanzas de Petróleos Mexicanos (Pemex) hasta por 8 mil millones de dólares (mmdd).

El acuerdo con las tres instituciones bancarias, representadas por sus presidentes y directores generales, fue calificado por el presidente como histórico, ya que es un refinanciamiento de la deuda de Pemex por dos mil 500 millones de dólares, además de la renovación de dos líneas de crédito revolventes por cinco mil 500 millones de dólares. Ambas pasan de un plazo de tres a cinco años.

El Ejecutivo federal aclaró que con esta firma no busca mayor deuda para Pemex, sino un refinanciamiento con mejores tasas de interés.

“Suscribimos un acuerdo que consiste en ampliar un fondo revolvente, un fondo que se pone a disposición de Pemex. Existía ya un acuerdo en ese sentido pero ahora este fondo se amplía, estaba firmado a tres años y se amplía a cinco años, se amplía también en cuanto a monto disponible de alrededor de 8 mil millones de dólares y también con la buena noticia de que se reduce la tasa de interés”, afirmó.

Al respecto, Nuno Matos de Macedo, CEO de HSBC México; Felipe García-Moreno Rodríguez, presidente y director general de J.P. Morgan México; y Gerald A. Rizzieri, presidente & CEO de Mizuho Securities, coincidieron en que hay confianza en la estrategia y la administración del gobierno mexicano en Pemex.

Por otra parte, López Obrador firmó un decreto para permitir a Pemex que migre pozos, es decir que tenga una producción de hasta 250 mil barriles diarios de petróleo, junto con 150 mil que ahora se extraen, por lo que ya podrá tener pozos con 400 mil barriles con otro tipo de régimen que excluye el Derecho de compartida (DUC).

Muestra confianza

A pesar de que analistas de J.P. Morgan mostraron su decepción con las medidas del gobierno hacia Pemex, Felipe García-Moreno Rodríguez, presidente y director general de la firma en México, aclaró que hay una “gran confianza” en la administración de la empresa petrolera mexicana y el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El presidente de J.P. Morgan México aclaró que dentro de su banco tienen analistas que pueden, al igual que la prensa, expresar sus opiniones de los distintos temas en relación a Pemex o el gobierno.

Sin embargo, “la administración del banco tiene plena confianza en la empresa (Pemex) y por eso es nuestro gran interés en participar en esta operación y en apoyar a Pemex y México”.

“Tenemos gran confianza en Pemex y en el gobierno de México, como comenté en mis palabras, tanto la administración de Pemex como la Secretaría de Hacienda y todo el gabinete encabezado por el señor presidente están tomando diversas acciones muy conducentes hacia el fortalecimiento de la empresa y su desarrollo y perspectivas de crecimiento de largo plazo”, reiteró.

Se aligeran presiones

Al respecto, BBVA dijo que el anuncio sobre el refinanciamiento de dos mil 500 millones de dólares de la deuda de Pemex son positivos, ya que aligeran las presiones para la empresa en el corto plazo.

“Consideramos que las medidas anunciadas hoy son positivas, ya que ayudarán a bajar la presión de corto plazo sobre las finanzas de Pemex. Asimismo, la posible mayor asignación futura a la exploración y producción petrolera de los recursos liberados con la menor carga fiscal, abonará a la estabilización en la plataforma de producción petrolera”, dijo el área de Estudios Económicos de BBVA Bancomer.

Sin embargo, la firma financiera recalcó que para resolver el problema estructural de los bajos niveles de inversión de Pemex en las actividades de exploración y producción petrolera, se debe reactivar lo más pronto posible el modelo de negocio a través de farmouts, esto es, asociaciones estratégicas con empresas.

BBVA Bancomer explicó que en la carta compromiso firmada con tres instituciones financieras para refinanciar dos mil 500 millones de dólares de deuda, así como la revocación de dos líneas de crédito por 5 mil 500 millones de dólares, se amplió el plazo de tres a cinco años. Así, explicó, la renovación y el refinanciamiento corresponden a líneas de crédito comprometidas con vencimientos hacia finales de 2019 y principios de 2020.