La política migratoria de Donald Trump no ha afectado la actividad de los mexicanos en Estados Unidos, quienes siguen consiguiendo empleo y enviando remesas a nuestro país.

Según el director general de Western Union México, Rodrigo García, al cierre del año se tendrá un crecimiento de 7 a 8% en envíos de remesas, alcanzando un total de 32 mil millones de dólares.

“Este año, el mercado estuvo muy errático. En el primer trimestre creció 4%. Al primer semestre creció 20% y lleva un acumulado de 7 a 8%, por lo que creemos que va a terminar en ese rango. Este año van a ingresar algo más de 32 mil millones de dólares por remesas”, señaló el directivo.

Resaltó que en materia laboral no se ha visto un impacto sobre el desempeño de los envíos de recursos de los mexicanos a sus familias.

“En cuanto a efectos de la política migratoria de Estados Unidos no vemos un efecto negativo por el momento. El mercado viene creciendo, lo que indica que la situación laboral de los paisanos está siendo buena. Eso habla de que nuestros paisanos siguen accediendo a trabajar y la creación de empleo en Estados Unidos está ayudando”, explicó.

La empresa anunció en días pasados la posibilidad de enviar dinero desde México directamente a cuentas bancarias en nueve países del mundo incluido Estados Unidos, con lo que busca posicionarse en un mercado competitivo con la llegada de jugadores del sector tecnológico financiero así como nuevas tendencias como el uso de blockchain o criptomonedas.

El directivo refirió que en el negocio de envío de remesas el efectivo se mantendrá como la principal opción en mercados como el mexicano.

“Definitivamente el ‘cash’ seguirá siendo el método preferido para las transferencias de dinero. En ese segmento, la ampliación de nuestra red de pago en México que tiene más de 34 mil puntos de venta, incluido Oxxo y con la expansión que está teniendo agentes como Elektra, Bancoppel, Famsa y los bancos que tenemos, planeamos seguir como uno de los líderes en el mercado”, explicó.