El director del ISSSTE, Luis Antonio Ramírez Pineda, indicó que ni médicos ni enfermeras serán despedidos, pese a que se tiene un déficit cercano a los 20 mil millones de pesos, rezagos en infraestructura y equipo, además de 33 obras inconclusas en el país.

En su comparecencia ante las Comisiones Unidas de Salud y de Seguridad Social del Senado, el director del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), aseguró que los ingresos de la institución no cubren sus gastos.

Señaló que el déficit de 20 mil millones de pesos para el presente año se ha acumulado históricamente debido a que las transferencias que hace el Estado son insuficientes para cubrir, aunque exista un fondo de 93 mil millones de pesos que, no se pueden utilizar.

Reconoció que para atender a sus 13.3 millones de derechohabientes se requieren importantes esfuerzos, pues existe rezago en inversión.