Un grupo de unas 100 personas encabezadas por Omar Toledo Aburto, disidente del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), clausuraron simbólicamente la sede de esa organización en la Ciudad de México para exigir la salida del secretario general Carlos Romero Deschamps.

También pidieron que se investigue si ha estado involucrado en el robo de combustible.

En entrevista, Toledo Aburto dijo que piden a la Secretaría del Trabajo el cumplimiento de una sentencia de un tribunal para anular la toma de nota a Romero, que es un instrumento que le da legalidad al puesto que representa.

Omar Toledo, quien busca dirigir el Sindicato de Trabajadores Petroleros y que en 2008 tomó las oficinas de la organización en la colonia Guerrero, subrayó que se deben realizar votaciones “realmente libres y secretas, porque se encuentra secuestrado el sindicato por Romero Deschamps, quien se aferra a permanecer en ese cargo con el terrorismo sindical que ha sembrado”.