El Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) podría analizar la propuesta esbozada la semana pasada por el presidente Andrés Manuel López Obrador de impartir “terapias” para corruptos e incluso, de resultar viable ese planteamiento, podría ser apoyado y enriquecido.

El comisionado presidente del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), Francisco Acuña Llamas, dijo que se verá si el planteamiento merece ser contemplado. La semana pasada, el presidente López Obrador dijo que la “enfermedad de la corrupción” podría ser tratada con “terapias” en las que se enseñe que el dinero o lo material no lo es todo.

Esa propuesta, dijo Acuña, “la tendremos que recoger todos los integrantes para analizarla y si se ve viable, pues seguramente será apoyada y si se le ve con algún otro elemento que sea enriquecida, comparada con algo que ya se hubiese hecho y no llega al buen fin o al término que se merece, bueno, ya será una disquisición teórica que los integrantes del SNA”.

Acuña volvió a urgir, para que el SNA esté integrado a plenitud, el nombramiento de los magistrados del Tribunal Federal de Justicia Administrativa.

Alertó el riesgo de que las resoluciones que se adoptaran podrían ser combatidas y anuladas por no estar integrado completamente el SNA.

Por eso llamó al Senado a los consensos para esos nombramientos, completos e idóneos y superar esa “tranca” que enfrenta el combate a la corrupción. Si se anularan sanciones porque el SNA está incompleto, “sería exasperante porque se creó un sistema con la sociedad civil y por culpa instrumental de no tener los nombramientos idóneos o completos en términos de números, se puedan echar abajo las resoluciones”, finalizó.