El presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos Walther, expresó su preocupación por el despliegue de seis mil efectivos de la Guardia Nacional en la frontera sur, ya que vislumbró que eso descuidará la seguridad de otras regiones del país, ya que no alcanzan los marinos y militares para cubrir el territorio.

En entrevista tras una reunión en Palacio Nacional, el dirigente empresarial aclaró que aunque se debe cumplir con la responsabilidad migratoria y el acuerdo con Estados Unidos, cabe la posibilidad de que puedan dejar desprotegidos estados que requieren ser atendidos en materia de seguridad.

“Sabemos que no alcanzan militares, ni marinos en el país, sabemos que literalmente hay una rebatinga entre los gobiernos estatales para que reciban mil o mil 500 efectivos, esto no estaba en el plan. Habrá que hacer un replanteamiento a fondo para que no se deteriore más la seguridad del país”, expresó.

Sostuvo que deben ser los miembros del Instituto Nacional de Migración (INM) los que tengan el primer contacto con los migrantes que lleguen por nuestro país y que las tareas que realizan los militares y marinos no impliquen un contacto directo que pueda derivar de un hecho infortunado.

Gustavo de Hoyos respaldó la decisión del gobierno mexicano ya que dijo: “En lo esencial se preservó la continuidad económica del país”.

“Estamos interesados en que haya respeto irrestricto en materia de derechos humanos, que no vaya a haber hechos que puedan lastimar la buena reputación del país, sabemos que en este caso el presidente y su equipo tuvo que tomar una decisión ante una disyuntiva económica compleja”, subrayó.