El grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) presentó una reforma para modificar la Ley de Vivienda y obligar a que en las construcciones de desarrollos urbanos o fraccionamientos, se destinen al menos 10% de su espacio de suelo para áreas verdes.

A través de la diputada Beatriz Manrique Guevara se considera que la inexistencia de ordenamientos jurídicos que incluyan el factor ambiental como parte sustantiva en el desarrollo social en la mayoría de desarrollos habitacionales, permite destinar más superficie a la edificación y pavimentación de todos los espacios.

Manrique Guevara puntualizó que la ley y manuales de construcción de vivienda, no incluyen áreas verdes dentro de las condiciones mínimas de vivienda. “En la construcción de desarrollos urbanos se sacrifica el entorno natural en las que están asentadas, originando contaminación citadina que incluye dentro de sus principales elementos, desechos no reciclables, gases nocivos expedidos por automóviles e industrias y finalmente contaminación sónica”.

Una de las formas de contrarrestar el caos urbano es la correcta planificación y administración de estas zonas porque representan un eslabón fundamental en la regulación del microclima, del ruido, en el mejoramiento de la calidad de aire, en la disminución de la erosión del suelo, en el incremento de la biodiversidad.

Estos espacios sólo se utilizan como zonas de recreación y son considerados un lujo, muy pocas veces se valora el papel fundamental que estos desempeñan dentro de las ciudades y en fraccionamientos habitacionales.

Afirmó que una forma de contrarrestar el caos urbano, el estrés social y la calidad de vida deficiente, es la correcta planificación y administración de estos espacios.