Con el fin de evitar el estallamiento de un conflicto financiero, el gobierno federal ha propuesto a los tenedores de los bonos verdes emitidos por el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México para la construcción del NAIM la recompra de parte de estos títulos.

Hay que recordar que la principal fuente de financiamiento para la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco fue la emisión de bonos, 2 mil millones de dólares se colocaron en 2016 y otros cuatro mil millones de 2017.

La cancelación del proyecto a finales de octubre pasado podría haber implicado al inicio de la administración de AMLO un litigio para exigir el pago anticipado de los bonos, lo que hubiera obligado al gobierno a liquidar de golpe 6 mil millones de dólares colocados.

Para evitar lo anterior, la Secretaría de Hacienda propuso a los tenedores de los bonos la recompra de hasta mil 800 millones de dólares, lo cual es beneficioso para los inversionistas como para las autoridades.

La clave es convencer a los fondos que es mejor asumir una pérdida menor que meterse a una pelea legal cuyo resultado no es seguro.