En un mismo predio enmontado, donde se ubica una laguna de oxidación, en la sindicatura de Juan José Ríos, en la zona limítrofe entre los municipios de Ahome y Guasave, rastreadoras han rescatado de fosas clandestinas los restos de quince cuerpos humanos, algunos de ellos sepultados, envueltos en bolsas de plástico.

Los nuevos hallazgos se suman a los registrados en marzo pasado por otros colectivos de rastreadoras en las comunidades de La Escondida, Miravalley Palmillas, en el municipio de Mazatlán, donde se rescataron 26 cuerpos humanos sepultados en forma clandestina.

El colectivo de Rastreadoras del Fuerte, fundado por la maestra Mirna Nereida Medina Quiñonez, desde la mañana del viernes pasado, en base a informaciones obtenidas en forma anónima, se concentraron en un perdió enmontado ubicado en la calle 100 de Guasave.

Un primer hallazgo dejó al descubierto los restos de dos personas presuntamente del sexo masculino, cuyos restos de ropa les permitió certificarlo y dar aviso a la Fiscalía General del Estado para el envío de peritos forenses.

Las rastreadoras dotadas de palas, picos y otras herramientas continuaron con su búsqueda hasta lograr rescatar de ocho fosas clandestinas los restos humanos de 13 personas.

Durante el sábado otras dos fosas clandestinas fueron descubiertas.

El lugar fue cercado por los peritos en Criminalística de la Fiscalía General del Estado para iniciar la recolección de los restos humanos y evidencias que permitan establecer el número de posibles víctimas y el sexo de éstas.

Hasta el momento un total de 17 cuerpos, de los cuarenta y siete localizados en fosas clandestinas en el transcurso de este año, han sido identificados.