Claudia Sheinbaum Pardo rindió protesta como nueva jefa de Gobierno de la Ciudad de México, acompañada por el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

“Haré todo, absolutamente todo, comprometiendo manos, corazón y razonamiento, para estar a la altura del pueblo de la Ciudad de México”, subrayó.

En su discurso ante el pleno del Primer Congreso de la Ciudad de México, la nueva jefa de Gobierno detalló su programa de gobierno, donde destacó el anuncio de la desaparición del cuerpo de granaderos, que se integrará a las tareas de seguridad y protección civil a favor de la ciudadanía.

Aseveró que a partir de este momento y durante el próximo año será una prioridad para su gobierno apoyar a los damnificados del sismo de 2017, donde los afectados serán beneficiados con apoyos directos, porque no se permitirá que terminen como deudores de la banca.

Resaltó que invertirá cinco mil millones de pesos en materia de movilidad para mejorar vialidades y transporte público, como Metro, Metrobús, tren ligero, trolebuses, y el Sistema de Movilidad 1.

Se creará el nuevo sistema de cablebús con cuatro líneas para comunicar la periferia al centro, se promoverá el auto híbrido y eléctrico, el uso de la bicicleta y nuevas tecnologías de la información que abonen en la construcción de un sistema interconectado de transporte.

Sheinbaum Pardo dijo que a 50 años del movimiento de 1968, se compromete a nunca utilizar a las Fuerzas Armadas para reprimir al pueblo, tal como lo prometió el presidente López Obrador.

Detalló que a partir de ahora inicia el proceso de transición y el 1 de enero de 2019, los elementos del cuerpo de granaderos pasarán a formar parte de un nuevo agrupamiento que se creará para ayudar a la ciudadanía en tareas de protección civil.

Afirmó que esa corporación cuidará a la población más vulnerable y se capacitará en tareas de protección ciudadana. El cuerpo de granaderos, reiteró, desaparece para fortalecer las labores de seguridad y apoyar la formación de un cuerpo de protección civil.

Expresó que de manera personal, aspira sólo a que los habitantes de esta  ciudad se sientan orgullosos de los logros que juntos van a emprender y que tengan en la jefa de Gobierno a la mejor aliada en esta travesía.

Destacó que para Morena, la paz y la seguridad son fruto de la justicia, por ello impulsa una política de fortalecimiento de acceso a derechos, donde la participación y convivencia de la sociedad es clave para retomar el camino de la paz en la capital.

Manifestó que se compromete a erradicar la corrupción en la policía y en la procuraduría, empezando por la distribución de los recursos materiales en las instituciones de seguridad, el ascenso a partir de controles de confianza y los méritos, además de acabar con la venta de plazas.

Anunció que se restituirán las 73 coordinaciones territoriales, los tres turnos en los 847 cuadrantes de seguridad, además de fortalecer la labor de planeación e inteligencia, la formación integral, la capacitación, la carrera policial, y la mejora de las prestaciones sociales, así como la recuperación paulatina del salario.