Ante la inasistencia de Emilio Lozoya, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), quien debía presentarse ayer martes en el Reclusorio Norte, la suspensión que le fue concedida para evitar su detención quedará sin efectos.

De acuerdo con Javier Coello Trejo, abogado de Lozoya, el juez de control deberá informar al de amparo que el exfuncionario no se presentó como le fue requerido para conservar la medida que lo protege de ser detenido.

“Va a informar el juez de control al juez de amparo que no se presentó y la juez tendrá una determinación y lo más seguro es que sobresea la medida (de suspensión definitiva) pero el amparo sigue”, dijo.

El día lunes, Lozoya envió una carta a la opinión pública en la que informó que no comparecería ayer martes ante el juez de control, como le había sido requerido, porque consideró que no existen garantías jurídicas para evitar que la Fiscalía General de la República (FGR) pida sujetarlo a prisión preventiva justificada a pesar de que el delito de lavado de dinero, por el que pretende formularle imputación, no es grave.

Por el momento, el abogado descartó la posibilidad de solicitar a la FGR y al juez la aplicación de un criterio de oportunidad para que el proceso penal contra Lozoya se resuelva lo más rápido posible y evitar que sea aprehendido.

En otro amparo, la hermana del exfuncionario, Gilda Lozoya Austin, también consiguió una suspensión definitiva contra una orden de aprehensión por lavado de dinero en la que se le solicitó comparecer ante el juez de control y posteriormente presentarse ante el juez de amparo a firmar semanalmente.

Sin embargo, al igual que su hermano, Gilda Lozoya decidió no presentarse ante el juez de control y, en consecuencia, perderá la suspensión que hasta ahora la protege.