La construcción del nuevo Libramiento Sur, permitirá articular económica y regionalmente a la Zona Metropolitana de la ciudad, permitiendo incentivar el turismo, el comercio, las comunicaciones, además de desahogar en gran medida el tráfico vehicular que se presenta en la capital del estado.

Con una inversión superior a los mil 200 millones de pesos (mdp), el proyecto ha sido bien recibido por diversos sectores: El empresarial, de transporte, el turístico, así como la sociedad en general, en donde han señalado que este gran proyecto carretero contribuirá positivamente al desarrollo del estado.

Se trata de una obra carretera que no solamente agilizará el tránsito vehicular de la capital, sino contribuirá a la comercialización de productos, unificará a la Zona Metropolitana del estado, además de crearse una nueva ruta de comunicación.

Como una primera etapa, esta vía unificará al extremo Sur-Poniente de Tuxtla Gutiérrez con el Aeropuerto Internacional Ángel Albino Corzo; el objetivo principal es que antes de finalizar el actual sexenio estatal, esta carretera conecte desde el recinto aeroportuario con la carrera estatal de Ocozocoautla.

Hasta el momento esta obra —en su primera etapa— presenta un avance del 80%, restando intersecciones (cruceros) de la misma, las cuales se situarán a la altura del aeropuerto, en el crucero de Suchiapa y la última sobre el ejido Terán; trabajos bajo la dirección de la Secretaría de Obras Públicas y Comunicación (SOPyC).

Empresarios

Al respecto, el ramo empresarial coincide en señalar que se trata de una obra que generará grandes beneficios, pues se reducirán costos y tiempos de traslado de mercancías y de materias primas.

“Definitivamente sí nos beneficiará como sociedad en general y sector productivo, principalmente en el tránsito de personas y mercancías, que hará más cortas las distancias. Como estrategia de vialidad y transporte ésta ya había sido contemplada en el 2000-01”, señaló David Zamora Rincón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial.

Agregó, que ante el crecimiento urbano de Tuxtla el actual Libramiento Sur (dentro de la ciudad) se vio obstaculizado por la instalación de semáforos, lo que ocasiona en la actualidad, demora tanto para la población, como para la comercialización.

“Los camiones no entorpecerán la vialidad local, porque se desviarán por otras vías. Actualmente existe mucho tráfico local sobre todo en los libramientos. La ciudad sigue creciendo y en temas de vialidad tenemos que modernizarnos”, detalló.

SOPyC

Respecto del proyecto, en entrevista el titular de la Secretaría de Obra Pública y Comunicaciones (SOPyC), Jorge Alberto Betancourt, explicó los alcances del proyecto y los beneficios regionales, particularmente para la Zona Metropolitana.

Dijo que el Libramiento Sur integrado al desarrollo de la Zona Metropolitana registra un avance superior al 80 por ciento destacando la vinculación intermunicipal de Suchiapa, Berriozábal, Tuxtla Gutiérrez y Chiapa de Corzo, además de incentivar el desarrollo regional

El encargado de la obra pública estatal señaló que entre los beneficios del nuevo Libramiento Sur es que permitirá conectar desde la zona Poniente de la capital chiapaneca a la altura de la Escuela de Veterinaria de la Universidad Autónoma de Chiapas (Unach), hasta el Aeropuerto Ángel Albino Corzo.

Además, se construirán los entronques, Suchiapa, Aeropuerto y Terán, dando viabilidad urbana al tramo federal, ya concluidos estos trabajos se pondrá en marcha el primer tramo de unos 20 kilómetros de los 35.5 totales del nuevo Libramiento.

La inversión requerida para todo el Libramiento Sur alcanza los mil 200 millones de pesos, en aportación conjunta del gobierno del estado de Chiapas y la Federación mediante la intervención de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Se entrelazan trabajos con maquinaria pesada generando avances primarios, en tanto cuadrillas especificas realizan acciones de hidráulica, introducción de tuberías, asentamientos en la base y sub base, dando fortaleza a la próxima zona de rodamiento.

Adicionalmente una cuadrilla de laboratorios y verificadores mantiene vigilancia permanente para que los trabajos se realicen en cumplimiento a las más altas normas de construcción y transparencia en el ejercicio de la obra pública estatal.

Este nuevo tramo permitirá un tránsito más fluido y “acercará” las distancias para la Zona Metropolitana, procurando un acercamiento en vías de comunicación entre los municipios de Berriozbal, Suchiapa, Tuxtla Gutierrez y Chiapa de Corzo; además facilitará el acceso al aeropuerto más importante de la región..

Concurrencia vehicular

Por otro lado, respecto de las mejoras al flujo vehicular, actualmente se tiene un estimado que alrededor de 208 mil automóviles transitan por Tuxtla Gutiérrez, de lunes a viernes, entre autos particulares, transporte local, foráneo, de carga, trailers entre otros.

Así lo dio a conocer Carlos Esquinca Cancino, coordinador de asesores del Ayuntamiento capitalino, agregando que tan sólo unas ocho mil unidades corresponden al transporte foráneo.

Para quien también fuera director de Tránsito Municipal, este nuevo libramiento federal desahogará a todo el plano Sur-Poniente, haciendo un estimado de que 50 mil coches desviarán su trayectoria y no ingresarán más por esta ciudad.

Consideró que esta cifra podría aumentar, ya que para cuando finalice la segunda etapa de la obra (Terán-Ocozocoautla), todas las personas que habiten Coita y sus alrededores no tendrían la necesidad de atravesar Tuxtla Gutiérrez.

Economía Local

Otro de los aportes que tendrá esta nueva vía es la creación de empleos para los habitantes de los municipios cercanos a Tuxtla, principalmente en el sector de transporte de carga. Actualmente se encuentran trabajando 80 volteos, todos legalmente concesionados y oriundos de Chiapas.

Así lo mencionó Mario Bustamante Grajales, presidente de la Alianza del Autotransporte del estado de Chiapas, añadiendo que en esta obra se dio trabajo también a constructoras chiapanecas.

“Tuxtla ya necesitaba un desahogo vial, era urgente; este libramiento también beneficiará a aquellas personas foráneas que no conozcan la ciudad, con tan sólo tomar esta vía podrían llegar al aeropuerto y de este lugar acceder al Poniente sin atravesar toda la ciudad”, enfatizó.

Comentó también, que con la contratación de empresas locales los recursos públicos destinados para esta obra son más transparentes, además de contribuir a la economía local del estado.

Hasta el momento transportistas de los municipios de Suchiapa, Chiapa de Corzo, Tuxtla Gutiérrez, Berriozábal y Ocozocoautla son quienes han sido empleados para el acarreo de material pétreo, sin presentar conflictos laborales y/o sociales.

“Para saber si se abrirán nuevas rutas de transporte de pasaje, primero se tiene que ver la necesidad de ello, luego la factibilidad. Hablar ahorita sobre la creación de nuevas rutas sería solamente especular”, puntualizó.