El arzobispo de Tuxtla Gutiérrez, Fabio Martínez Castilla, informó que en el marco de la Asamblea Plenaria de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), se acordó convocar a la reflexión en la coyuntura del proceso electoral que está en curso en el país.

Dijo que el objetivo es lograr un marco favorable para la madurez cívica con la participación de todos.

“El pasado viernes, los obispos concluimos la Asamblea Plenaria de la Conferencia del Episcopado Mexicano, al final de esa semana de reflexión pastoral precisábamos que nos encontramos en la coyuntura del proceso electoral que esta en curso en nuestro país, este proceso electoral ofrece un marco favorable para la madurez cívica en nuestra patria y debe ser aprovechado con la participación de todos”, destacó.

En conferencia de prensa este domingo, luego de la homilía dominical, el arzobispo dijo que es en esta época en donde se necesita ser hombres y mujeres de discernimiento en busca de lo más conveniente para todos pueblos.

“Es decir todos, autoridades y ciudadanos y candidatos a puestos de elección popular, debemos preguntarnos lo que nuestro pueblo necesita y por tanto lo que Dios quiere de nosotros”, añadió.

Agregó que reflexionar el voto quiere decir hacer un discernimiento electoral que exige conocer muy bien a la persona y trayectoria de los candidatos, su ideología, sus propuestas, su capacidad de servicio a la comunidad, su trayectoria y honestidad.

“Evaluar un candidato también implica conocer su equipo de trabajo, las personas que se proponen para conducir las decisiones más importantes que darán rumbo al país”, comentó.

Sostuvo que por ese motivo no se debe esperar hasta la última hora para reflexionar el voto, pues añadió, una eficaz participación ciudadana requiere un antes, una reflexión y no dejar la coacción del voto.

“No debemos dejar que condicionen nuestro voto por dádivas económicas, debemos actuar con responsabilidad y conciencia pues como mencionamos los obispos al final de la Asamblea Plenaria, a todos los candidatos, partidos y ciudadanos les corresponde sumar esfuerzos para que prevalezca la propuesta y el compromiso por la transparencia, legalidad, honradez, equidad, diálogo y verdad”, puntualizó.

Comentó que en el proceso electoral que se avecina se debe evitar la mentira, el fraude, la coacción, la simulación y el engaño a los pobres con dádivas pasajeras que desvirtúen la democracia.

“Urge sacudirnos el desinterés y la indiferencia cívica y despertar el amor por nuestras familias y por México, caminando con la mejor actitud y participación ciudadana hacia las elecciones, todos somos responsables de la construcción del México que queremos y soñamos. Echémosle ganas fortaleciendo el caminar de nuestras familias y nuestra patria con corazón resucitado”, concluyó el arzobispo de la capital chiapaneca.