La ola de calor que registra Japón en las semanas recientes coincidirá con el tifón Shanshan que se aproxima al archipiélago y la amenaza con fuertes lluvias y deslaves.

La central ciudad de Mino registró 41 grados centígrados este miércoles, la segunda más alta en el país, mientras el occidente japonés seguía bajo los efectos de las altas temperaturas.

Las mediciones comprendieron de 38.3 grados en Nagoya a los 41 grados en la prefectura de Gifu, informó la Agencia Meteorológica citada en un despacho de la agencia Kyodo.

Hasta el momento el registro más alto desde que se efectúan es el 23 de julio en Kumagaya, en la prefectura de Saitama cercana a Tokio, con 41.1 grados.

Para hoy jueves el pronóstico es de mantención de la ola de calor, debido a una zona de alta presión sobre el Mar Amarillo.

La Agencia Meteorológica también advirtió de posibles deslaves, inundaciones y fuerte oleaje ayer y hoy jueves, debido al tifón Shanshan.

Se preve que el fenómeno meteorológico pase cerca de las costas orientales, pero si modifica su trayectoria hacia el occidente, podría tocar tierra.

El pronóstico es de fuertes precipitaciones en Hokkaido, mientras hacia las 13:00 horas de ayer (4:00 GMT) Shanshan se localizaba a unos 200 kilómetros al sur-sureste de Katsuura en la prefectura de Chiba, cercana a Tokio.

Las regiones donde se esperan fuertes lluvias son la de Kanto, que incluye Tokio, la noreste de Tohoku y la central.