El 8 de junio, el juez del Cuarto Distrito de Acapulco, Guerrero, giró orden de aprehensión en contra del presidente del Consejo de Administración de JP Morgan México, Eduardo Cepeda, y de Miguel Ángel Barbosa Machado, ex directivo de la firma por el delito de fraude contra la firma BVG World, propiedad del empresario Elías Sacal.

La información dada a conocer este lunes por la agencia Guerra Castellanos detalla que el 31 de mayo de 2007, JP Morgan firmó un contrato de crédito por 87 millones de dólares con Elías Sacal para realizar inversiones financieras que perdieron valor con la crisis del 2008.

Este crédito no fue para desarrollos inmobiliarios, sino para operaciones financieras manejadas por JP Morgan.

Según la agencia, las partes acordaron que la forma de pago de dicho crédito sería a través de un mecanismo de pago establecido en un convenio firmado en 2012.

El mecanismo fue un fideicomiso creado con bienes inmuebles de BVG World colocados en garantía.

El abogado de BVG, Jaime Guerra, explicó que como parte de la averiguación iniciada en Acapulco desde 2016 y defendida por los abogados de JP Morgan, Alonso Aguilar Zínser, Javier Cortina y Javier Quijano, quedó probado que JP Morgan no tenía intención de vender.

Esta averiguación concluyó que no hay elementos que comprueben que JP Morgan ha iniciado proceso alguno para la venta de los inmuebles y por el contrario su intención siempre fue quedarse con las propiedades y dejar a Elías Sacal sin ningún beneficio de la diferencia de los valores.

JP Morgan Rechaza acusación.

En respuesta, JP Morgan México dijo que la firma tiene toda la confianza a nivel global en Eduardo Cepeda como un líder con el más alto nivel de integridad y honorabilidad.

En ese sentido, explicó que las acusaciones no tienen fundamento ante lo cual trabajan con sus abogados para responder a esta demanda y que se haga justicia.

JP Morgan explicó que la orden de aprehensión es parte de un proceso iniciado por Elías Sacal, que debe una gran cantidad de dinero a J.P. Morgan a través de sus empresas.

“El préstamo está vencido y esta persona está tratando de presionar a J.P. Morgan con estas acusaciones infundadas e iniciando el proceso criminal para evitar cumplir con sus obligaciones financieras”, dijo JP Morgan.