La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) pidió a las autoridades correspondientes esclarecer los hechos de violencia electoral, los cuales han comprendido desde ataques verbales en contra de simpatizantes de partidos políticos y aspirantes a cargos de elección popular, hasta agresiones físicas que han ocasionado lesiones e inclusive la pérdida de vidas.

A través de un pronunciamiento, que engloba ocho puntos, se condenaron todos los actos de violencia, a la vez que se demandó “investigar de manera pronta, objetiva e integral los delitos que se hubiesen cometido, a efecto de que los responsables sean sancionados y estos hechos no queden impunes”.

Se destacó que se considera un elemento esencial de la democracia el respeto a la dignidad y derechos de los adversarios, de las minorías y las oposiciones.

Además, señala, los procesos democráticos que se realizan en un entorno de violencia generan miedo e incertidumbre, los cuales a su vez imposibilitan el ejercicio pleno, libre e informado de los derechos que asisten a las personas.