Dos sujetos portando armas de fuego perpetraron un asalto a una residencia de la que se llevaron cerca de 400 mil pesos en relojes y alhajas; autoridades ya investigan el atraco.

Fue mediante una llamada al Centro de Estatal de Comando, Control, Comunicación y Computo (C4i) que se reportó un robo con lujo de violencia.

Los delincuentes golpearon a la empleada doméstica para sustraer las pertenencias y posteriormente se dieron a la fuga.

El atraco se registró alrededor de las 13:30 horas del miércoles en domicilio marcado con numero exterior 170, situado en el fraccionamiento Jardines de Tuxtla, concretamente a un costado de la marisquería El Rizo.

Según fuentes extraoficiales, los hampones tocaron a la puerta y argumentando ser los responsables de instalar cámaras de seguridad al interior de la vivienda pasaro a la misma.

La empleada, Marina Pérez de los Santos, de 47 años de edad, argumentó desconocer la supuesta instalación, por lo que uno de los asaltantes la encañonó con el arma de fuego.

La mujer fue sometida a base de golpes para que entregara las llaves de un vehículo Ford tipo Fusion que se encontraba en el garaje.

El cómplice se ingresó al domicilio para sustraer dos cajas con 15 relojes de diferentes marcas y alhajas, ambos lotes valorados en un monto cerca de 400 mil pesos.

Los delincuentes intentaron escapar del lugar en el vehículo antes mencionado. Sin embargo los gritos de la mujer alertaron a los delincuentes y decidieron escapar corriendo.

Elementos policiacos arribaron al lugar para tomar conocimiento del asalto, solicitando una unidad médica debido a que la víctima se encontraba golpeada; fue atendida por paramédicos de la Cruz Roja Mexicana.

Los efectivos realizaron un operativo de búsqueda y localización para dar con el paradero de los responsables, sin éxito; autoridades ya investigación el ilícito.