Según el Tribunal al Servicio de los Trabajadores del Estado y los municipios, 15 alcaldes yucatecos están en peligro de ser destituidos o sometidos a procedimientos penales por no pagar laudos a exempleados municipales despedidos injustamente.

El magistrado César Antuña Aguilar reveló que esos ediles ya fueron notificados y aún no cumplen la disposición del pago a sus ex trabajadores.

Manifestó que estos procesos llegaron hasta jueces de distrito federales, porque los presidentes municipales no quisieron pagar los adeudos cuando el Tribunal se los requirió. Los ediles que están en riesgo son de las localidades de Tekax, Hunucmá, Tecoh y Seyé, entre los más importantes.

Antuña Aguilar manifestó que se llegó hasta esta instancia por no cumplir con los laudos que determinó el Tribunal. “Yo los requería, no quisieron pagar y los trabajadores se ampararon ante un juez de distrito”, relató.

Declaró que las autoridades federales tienen facultades y competencia para iniciar procedimientos de destitución en contra de los ediles, e incluso someterlos a procedimientos penales.

El magistrado señaló el caso del actual alcalde de Celestún, Leonel Rosado Mena, quien se negaba a cumplir con esta obligación, finalmente pagó a los ex empleados municipales cuando estaba a punto de iniciar el procedimiento de destitución en su contra.

Informó que otros 15 presidentes municipales están en la misma circunstancia –pues los casos ya se analizan en juzgados federales-, por lo que confía que pronto salden los adeudos por despidos injustificados.

“Ellos tienen que entender que incluso después de finalizar su administración pueden enfrentar un proceso penal si no cumplieron con los laudos”, destacó el funcionario.

Finalemte, dijo que en total 25 ayuntamientos están en situación difícil en Yucatán, pues deben aproximadamente 300 millones de pesos, por juicios relacionados con despidos injustificados que iniciaron hace dos años.