Polémica goleada del Cruz Azul al Veracruz
Gran ambiente el que se vivió en el Estadio Azteca. Agencias

De la mano de sus joyas Roberto Alvarado y Elías Hernández, Cruz Azul no conoce el freno y esta vez los Tiburones Rojos de Veracruz sucumbieron 4-1 ante el líder.

Nadie vence a la Máquina en la Liga, que ya tiene 15 goles y sólo ha permitido tres tantos en ocho partidos para convertirse en el mejor equipo del torneo con 20 puntos.

Su rival en turno trató de hacerle difícil el camino pero solo fue una víctima más en el Azteca. Eso sí, hasta los mejores tienen ayuda arbitral.

El primer gol de los cementeros se derivó de un error del asistente 2, José de Jesús Baños, quien no marcó cuando el balón salió y permitió que Édgar Méndez siguiera la jugada. El balón se mantuvo en los pies de los celestes hasta que llegó a Alvarado para pasarla a Elías y en una pared pudo definir prendiendo el balón raso para lograr el 1-0.

El susto del Tiburón llegó al inicio del segundo tiempo cuando Polaco Menéndez peleó un mal rechace del Jerry Flores en el área. Jesús Corona derribó al rival y el árbitro Roberto García Orozco decretó el penal.

El cobro fue acertado por parte de Bryan Carrasco en el 1-1 que los hacía soñar, incluso con un remate de Menéndez al poste al 50’.

Pero todo cambió al 55’ cuando Elías pisó el balón y dribló a dos jugadores, se perfiló y mandó un disparo al ángulo. Gallese rozó el esférico pero no logró detenerlo y solo hizo más vistoso el 2-1.

El marcador se amplió al 69’ cuando Alvarado mandó un centro a segundo poste y fue Caraglio quien remató de cabeza dentro del área para hacer el 3-1 que prácticamente definió la sexta victoria del torneo.

En la defensa los escualos no tenían la mínima coordinación y eran exhibidos una y otra vez por los dribles de los atacantes.

En una jugada de esas, Elías peleaba en el área cuando Rodrigo Noya desvió el balón hacia su marco por accidente y concretó el 4-1 al tratar de robar el balón.

El arpón celeste había hecho su trabajo y los Tiburones sumaron su quinta derrota en el torneo, aunque esta vez con un nuevo técnico ya que Juvenal Olmos pudo estar en la banca de los escualos.