Profeco no puede regular precios de lancheros

La Profeco está atada por la circunstancias y no puede actuar en los cobros elevados que lancheros de Chiapa de Corzo realizan a turistas por un recorrido a Chicoasén. “Solo damos exhortos, pero no regulamos precios”, aclaró Janeth Pérez Hernández, Jefa del Departamento de Verificación y Vigilancia.

Si bien hasta el momento la depedencia federal no ha recibido denuncias sobre cobros excesivos en este periodo vacacional por parte de lancheros de Cahuaré, Pérez Hernández dijo que la Profeco ha abordado el tema con las diferentes cooperativas.

“Hace dos años se hizo la invitación a platicar sobre este tema en Chiapa de Corzo, es decir por la vía del exhorto, pues son otras autoridades que tienen la competencia de regular tarifas y costos de servicios”.

Janeth Pérez puntualizó que han hecho el llamado a los prestadores de servicio y el área comercial del malecón de Chiapa de Corzo, a que exhiban sus precios y los respeten, pues esto le da al consumidor la herramienta de poder decidir con quién tomar ese servicio.

Justamente este problema se presenta en uno de los dos embarcaderos, donde meseros manejan oralmente los precios y se disputan a los clientes.

Cuestionada sobre los altos precios, Pérez Hernández recordó que la Profeco no regula precios, ya que estos se rigen por la ley de la oferta y la demanda, pero -subrayó- deben ser congruentes con los precios promedio del mercado.

Enfatizó que actualmente ni los productos de la canasta básica están con topes máximos, sino que los precios están liberados como la tortilla. “Por ello nada más vigilamos su cumplimiento, exhibición de precios y obvio que no haya abuso, que no se especule y que en temporada alta no suban los precios”.

La funcionaria federal destacó que el margen de utilidad debe ser congruente con los costos de insumos que utilizan por prestar el servicio.

Al respecto, por un viaje especial con ocho pasajeros como máximo, el costo es de tres mil 500 pesos. Pero en un viaje colectivo el costo es de 230 pesos por cada uno de los 40 pasajeros. Es decir, hay un ingreso de 9 mil 200 por viaje.

Un lanchero entrevistado, dijo pidiendo el estricto anonimato- que la “tajada grande se lo quedan los de la cooperativa”. En un viaje de ida y vuelta a Chicoasén “gastamos en combustible máximo mil pesos. Otros 100 pesos de aceite, el pago del lanchero es 150 pesos por viaje. El desgaste del motor otros 300 pesos. En total se gasta unos mil 500, y aparte se le da a la Conanp un poco por el pago del brazalete. Queda unos siete mil libre de polvo y paja”, aseguró.

Ante la falta de información oficial, extraoficialmente se supo que al día, en temporada alta, se realizan en promedio unos 20 viajes en el día, lo cual representa una elevada utilidad, con respecto a los costos del servicio prestado.