Pérdidas económicas y daños materiales fue el saldo que arrojaron los incendios en los municipios de Arriaga, Tonalá y Pijijiapan, aseguró el delegado del Campo en la zona Istmo-Costa, Rogelio Ramos Castillejos, quien expresó que éste fue el balance que se obtuvo en el recuento de los daños.

Ramos Castillejos afirmó que tan solo en el municipio de Tonalá se quemaron al menos unas mil novecientas hectáreas de zacate, mientras que en Arriaga se reportaron mil 350 hectáreas quemadas y 284 en Pijijiapan.

El funcionario del Campo manifestó que la región Istmo-Costa siempre se ha caracterizado por los fuertes vientos que se presentan, los cuales llegan hasta a 150 kilómetros por hora, provocando que los incendios que la mayoría de las veces son provocados, se propaguen de una manera más rápida, causando que los daños sean mayores.

Expresó que el secretario del Campo, Manuel Pulido López, por instrucciones del gobernador del Estado, Manuel Velasco Coello, siempre ha estado pendiente del tema para brindar los mejores apoyos a las personas afectadas por los incendios, que son más alarmantes por los fuertes vientos generados por el frente frío número 25, que llegó alcanzar una racha de 150 kilómetros por hora.

Dijo que por estos desastres que ocurrieron con los vientos y el fuego, ya tomó cartas en el asunto la Confederación Nacional Ganadera, la cual apoyará a los ganaderos a través de un seguro, al tiempo que dio a conocer que en la colonia Ignacio Ramírez, del municipio de Tonalá, al menos veinticuatro reses murieron calcinadas.

Por último, manifestó que los tres órdenes de Gobierno trabajan de manera conjunta para hacer frente a la situación de los incendios e invitando a la ciudadanía a hacer conciencia para evitar quemas en esta temporada de estiaje, reiteró.