Renace el teatro Francisco I. Madero

Tras varios años de inactividad y de ser cueva de personas de la calle, el inmueble ubicado en la 2ª Norte, esquina con 2ª Oriente, que incluso muchos tomaban como un espacio para hacer sus necesidades, renace como el teatro Francisco I. Madero, un foro dedicado a fomentar las artes y a mantener una cartelera constante de actividades.

El primer evento que se organizó en el renovado inmueble, el cual permaneció por varios años en el olvido, fue la participación del Ensamble Musical del Consejo Estatal para las Culturas y las Artes de Chiapas, bajo la dirección musical del maestro Flavio Pérez de la Cruz.

Juan Carlos Cal y Mayor Franco, director general del Consejo Estatal para las Culturas y las Artes de Chiapas (Coneculta), recordó que tras la última etapa de la remodelación del Museo del Café de Chiapas, a un año de haber empezado el sexenio de Manuel Velasco Coello, gobernador del estado, él se preguntó qué pasaba con el edificio, por lo que le pidió a su área jurídica que investigara quién tenía el comodato del inmueble.

Comentó que no se sabía quién era el apoderado legal y se necesitaba tener la certeza para que el Coneculta pudiera ingresar; de no haberlo constatado, se podría haber cometido un delito al intervenir el lugar. Cuando se tuvo el comodato, dijo, lo que siguió fue desinfectar el edificio.

“Ya con el proyecto, lo que queríamos era recuperar el espacio, respetando la arquitectura, y el proyecto se presentó ante la Cámara de Diputados para que el recurso fuera parte de los Egresos de la Federación, y nos apoyó la diputada Sonia Rincón”, señaló el funcionario.

Asimismo, contó que la comunidad artística ya tenía conocimiento de esta recuperación, por lo que empezaron a manifestarse con programas artísticos realizados frente al inmueble, algo que ellos como institución agradecieron, porque se sumaban a un reclamo ciudadano para recuperar dicho espacio.

Agregó que no se pudo lograr que fuera parte de los presupuesto de la Federación. Fue entonces cuando el senador Zoé Robledo se acercó a ellos y ayudó a la causa a través de una gestión que hizo ante la Secretaría de Hacienda Federal, logrando el recurso para comenzar los trabajos.

Sin embargo, tras liberar el recurso, se presentaron problemas que prolongaron el tiempo para la restauración. El primero fue que ellos como institución de gobierno no tienen un comité de adquisición, lo que los orilló a trabajar con el Municipio, pero en esas fechas hubo cambio de administración, lo que retrasó el trabajo.

Finalmente, cuando se logra el acuerdo con la autoridad municipal, llegan los maestros a hacer un paro de labores que tardó más de cuatro meses en resolverse, por lo que la renovación llevó casi tres años.

Reclamos

Por su parte, varios creadores escénicos independientes se quejaron de que el espacio se llame “teatro”, cuando este en su cartelera no presenta ninguna obra teatral, pues hasta ahora solo ha albergado eventos de danza folclórica y de música.

Ante ello, Cal y Mayor menciona que están en la mejor disposición de que los creadores escénicos le muestren sus propuestas para presentarlas en este espacio, y también dijo que permitirán que ellos cobren una cuota de recuperación, ya que pretenden que el inmueble sea autosustentable.

“El inmueble va a tener que pagar su mantenimiento a partir de sus cuotas de recuperación. Ahora abrimos con una temporada de un mes y medio de actividades gratuitas, para que la gente conozca el lugar, y luego se comenzará a cobrar una cuota, como se hace en otros estados de la República”, indicó el titular del Coneculta.