Detenida por intentar abrir una caja fuerte

Una mujer fue detenida y remitida ante la autoridad competente, luego que intentara abrir una caja fuerte en la oficina de la gasolinera donde presuntamente trabaja. El motivo que –según argumentó- tuvo para provocar los daños materiales, no convenció a nadie.

La pequeña oficina de la gasolinera, quedó alborotada y con diversos daños a los muebles y aparatos. Daba la impresión que alguien había buscado algo con gran desesperación y urgencia.

La caja fuerte donde se guarda el dinero de la venta del día, estaba dañada, con la chapa forzada, lo cual denotaba también que alguien quiso sustraer el efectivo allí depositado.

Los empleados de la gasolinera G500, ubicada en el tramo Tuxtla-Suchiapa, a la entrada de Copoya, al percatarse de la situación, llamaron al 911 y al representante legal del comercio afectado.

Al lugar arribaron policías estatales, y es que la gasolinera citada se encuentra a escasos 10 metros de donde está instalado un retén policíaco. La mujer que intentó abrir la caja fuerte ni siquiera se inmutó por la cercanía de los elementos policíacos. Su mente estaba ofuscada.

Elizabeth “N”, con evidente nerviosismo, explicó al representante legal Víctor Manuel Hernández y a los policías, que su urgencia por reunir dinero, era porque había recibido una llamada donde le aseguraban que tenían secuestrado a un familiar y debía entregar cierta cantidad de dinero para su liberación.

Por ello revolvió todo y forzó la caja fuerte, pero no logró perpetrar el robo (préstamo, dijo, por ser empleada). Aun con su versión -convincente para unos y fantasiosa para otros- la mujer fue subida a la patrulla 00015 de Fuerza Ciudadana y remitida al Ministerio Público del Fuero Común.

El agraviado indicó que presentaría su querella formal ante la Fiscalía General del Estado.