La Policía Estatal Fronteriza y Policía Estatal de Caminos, dependientes de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSyPC) aseguraron en La Trinitaria un tráiler que transportaba cerca de 20 toneladas de mineral de antimonio, metal altamente nocivo para salud, al parecer procedente del vecino país Guatemala.

Mediante un operativo realizado en la carretera que conduce a la localidad Carmen Xhan, ubicada en la Frontera entre Guatemala y México, los efectivos marcaron el alto a un tráiler de color rojo con placas de circulación 257-DW6.

El conductor responde al nombre de Fernando Romero Roa, de 39 años, originario del municipio de Lerma del Estado de México y su acompañante al de Pablo Dávila Osorio, de 40 años, originario del municipio de Frontera Comalapa.

El tráiler se detuvo a la altura de la colonia  1º de Mayo para abrir las puertas de la caja.

Los elementos estatales llevaron a cabo varias preguntas para saber qué transportaban, además de investigar acerca de la documentación de la carga y de esa forma saber si se trataba de material legal o no.

De acuerdo con la explicación del conductor, al interior de los costales transportaban mineral de antimonio, un metal de color blanco plateado que se rompe con facilidad y que además se encontraba en pequeñas cantidades.

Recalcó que ese mineral generalmente se mezcla con otros metales como plomo y zinc para formar aleaciones utilizadas en baterías de almacenamiento, metal para hacer láminas, tubería, moldes, municiones y peltres.

Tras no portar ninguna documentación que amparara la mercancía que transportaban, ambos fueron detenidos por las autoridades para trasladarlos al Ministerio Público y realizar las investigaciones correspondientes.

El material nocivo presuntamente fue comprado en Centroamérica, al parecer para llevarlo a un lugar donde fabrican baterías, pero sin la documentación que acredite su legal portación y traslado en territorio mexicano.