Once lesionados en accidente múltiple en el libramiento Sur

Once personas lesionadas, cinco autos destrozados, un poste de luz derribado y dos detenidos fue el saldo tras el fuerte choque múltiple suscitado la noche de este miércoles en el libramiento Sur Oriente de Tuxtla Gutiérrez.

El automóvil marca Nissan tipo Tsubame, color gris, placas DPN-4963 del estado de Chiapas, circulaba de poniente a oriente en el libramiento mencionado. Conducía Daniel Vazquez García.

“Pasé el semáforo, de la calzada Caminera, en rojo, pero con precaución, pegado a la derecha, cuando alcancé a ver la luz del auto que venía muy fuerte. Sentí el duro golpe atrás. Lo bueno que traía ajustado el cinturón de seguridad”, narró el conductor del Tsubame.

Luego del fuerte impacto, el coche gris se proyectó contra la camioneta marca Ford, tipo redilas, color rojo, placas CX-2972 de Chiapas, que circulaba sobre la misma vía y sentido que el Tsubame.

A causa del fuerte impacto, la camioneta giró 180 grados. Atrás viajaban seis personas, todas “viene viene” de la Plaza Cristal, las cuales salieron disparadas de la unidad, junto a las bancas metálicas, quedando esparcidas sobre el concreto hidráulico.

El culpable, Joel de Jesús Aguilar Barista (23 años), huyó hacia el oriente a pesar de que tenía destrozada la parte frontal de su unidad, una camioneta de la marca Jeep tipo Liberty, color vino, placas de circulación DNK-962-A del estado de Chiapas.

La veloz camioneta, fuera de control, golpeó a una camioneta marca Nissan tipo Frontier de color blanco, modelo 2017, con placas de circulación CW-55903 del estado de Chiapas; vehículo estático propiedad de Proyectos y Construcciones S.A. de C.V.

La Liberty logró avanzar unos 200 metros aún con la llanta ponchada y se salió del camino, derribando un poste de alumbrado público que aplastó un coche marca Volkswagen tipo Bora, color blanco, placas DSY-7509 de Chiapas, propiedad de Olga Patricia Hernández Román, un cliente de la taquería Tío Nayo, que dejó su vehículo estacionado mientras cenaba.

Al oír el fuerte ruido, el agraviado del Bora y el dueño de la cenaduría salieron a la calle. Observaron que los jóvenes tripulantes de la camioneta Liberty descendían de su unidad y se disponían a darse a la fuga.

“No se veían ebrios, aunque llevaban cajas con cerveza en la camioneta, más bien se notaban drogados”, dijo un testigo.

Un impresionante despliegue policiaco y cientos de curiosos se dieron cita en el lugar. Tránsito Municipal desvió la circulación desde la calzada Samuel León Brindis, para facilitar el auxilio a los lesionados.

Al lugar arribaron las ambulancias PCA-05 de Protección Civil Municipal, al mando de Víctor Liho; la unidad 610 de Cruz Roja Mexicana, al mando de Jesus Mijangos; así como las unidades SM007 (al mando de Calvo González Bonilla) y SM 001 del ERUM (al mando de Julio Tevera Torres). Algunas ambulancias se llevaron a los lesionados.

Las personas lesionadas son: Austreberto Gómez Gómez (39 años), José Octavio Gómez Molina (25), Juan Manuel Vicente Chacón (31), Vidaul Gómez Molina (30), José Octavio Gómez Chacón (50), José Cándido Nucamendi Tawalari (51), Luis Fernando Gómez Molina (28), Oliver Albores Pérez (53), Jordán Gómez de Cos, Tomás Gómez de Cos y Daniel Vazquez García.

El último en ser trasladado fue el conductor del Tsubame. Ante la falta de collarín, el comandante de Tránsito Municipal, Ernesto Zambrano fabricó uno, mostrando así la habilidad y conocimiento adquiridos en sus cursos de primeros auxilios.

Al lugar arribó una jovencita que dijo ser esposa del copiloto. “Mi esposo no conducía, sino su amigo”, dijo ante el oficial y ante uno de los agraviados que ofreció el “perdón” a cambio de una buena cantidad para cubrir sus daños.

Los dos jóvenes detenidos fueron llevados a certificar ante el médico legista de la Fiscalía.

Un funcionario de la Secretaría de Salud, agradeció a Dios por haberlo librado del fuerte accidente.

“Yo iba atrás de la Tsubame. La Liberty iba a pegarle a mi carro, pero logré esquivarlo. Vi cuando impactó al carro gris, éste le dio a la camionetita y los que iban atrás salieron volando.

“Los que iban en la cabina de la Ford roja salieron corriendo para pegarle al del coche gris, pensando que era el culpable, yo les dije que no era así y que el culpable huyó”, narró el colaborador del Gobierno del Estado.