Restauración de templos avanza lentamente: obispo
Lo que se ha hecho en el tema de restauración de edificios dañados “es muy poco” afirmó Rodrigo Aguilar Martínez. Elio Henríquez / CP

Lo que se ha hecho referente a la restauración de edificios dañados “es muy poco” a un año del terremoto del 7 de septiembre de 2017, afirmó el obispo de la diócesis de San Cristóbal de Las Casas, Rodrigo Aguilar Martínez.

Agregó que la semana que finalizó “se envió al Fondo de Desastres Naturales (Fonden) (la relación) las iglesias principales dañadas en la diócesis con la esperanza de que el recurso llegue para que se vayan haciendo las labores de restauración”.

“Esta semana se cumplió el primer aniversario del sismo y las labores van lentamente, se han restablecido algunos templos que tienen daños menores, pero sobre todo los que tienen daños graves como la catedral está siendo una labor muy lenta”, remarcó.

Refirió que la fachada de ese templo “ya está restaurada, pero todavía no se puede entrar por la puerta principal ni usarlo porque las columnas están dañadas y es necesario darle una atención que exige más gastos”.

Acerca de la reunión de formación permanente de los obispos en la que participó en los días recientes, comentó que asistieron más de 80 obispos de todo el país.

“Esta reunión está siendo de una nutrida participación y libre, muchos la vemos muy conveniente; fue una reunión de ayuda para acompañar a los sacerdotes a su vez en su formación permanente en lo que llamamos la pastoral presbiteral o sacerdotal. Hubo algunas sugerencias para la forma de acompañarlos en el aspecto teológico, sicológico, pedagógico. Vimos algunos elementos que nos ayudan para llevar a cabo la pastoral”, aseveró.

A pregunta expresa se refirió también al problema del plagio de diseños textiles de los pueblos originarios en diferentes estados del país. “Como los indígenas no tienden a patentar porque no saben qué es eso de darle sentido de propiedad, fácilmente se pueden apoderar otras personas de estos diseños y gozar de ellos”, aseveró.

Agregó que es necesario que quienes estén cercanos a los pueblos originarios, a los indígenas, que los ayuden a que estas vestimentas sean parte de una cultura que se preserve, que sea con los criterios modernos que ellos no conocen pero que otros sí, para que tengan su sentido de propiedad”.