Semar implementa Operación Salvavidas

La Secretaría de Marina-Armada de México (Semar) puso en marcha la Operación Salvavidas Verano 2018, a fin de cuidar la seguridad de turistas nacionales e internacionales que visitan las playas del país y centros turísticos, donde se ejerce jurisdicción por parte de la institución, a través de siete regiones navales, 13 zonas y 14 sectores.

Las acciones iniciaron el pasado 7 de julio y terminarán el próximo 19 de agosto, operación que se realiza en las playas de más afluencia turística de ambos litorales del país, en coordinación con autoridades de los tres niveles de gobierno y de protección civil.

En un comunicado, la Semar indicó que en esta operación se instalarán puestos de socorro y rescate, donde elementos de sanidad naval y salvavidas brindarán los primeros auxilios en caso de ser necesario.

En el operativo participan cuatro mil 284 elementos entre almirantes, capitanes, oficiales, clases y marinería; así como 427 unidades de superficie, aéreas y terrestres de la institución para llevar a cabo funciones de salvavidas, apoyo médico y vigilancia marítima, aérea y terrestre.

La dependencia invitó a la población a que, durante su estancia en las playas, tenga presentes diversas recomendaciones como no introducirse al mar después de haber ingerido alimentos o bebidas alcohólicas, o una combinación de ambas.

Además, procurar nadar cerca de donde se encuentre un elemento salvavidas, no descuidar a los niños en playa, utilizar bloqueador solar si va a permanecer expuesto al sol por tiempo prolongado y tomar agua con frecuencia para rehidratarse.

También, respetar las indicaciones de los salvavidas, no nadar en áreas donde haya tráfico marítimo (lanchas o motos acuáticas), exigir chaleco salvavidas; revisar que sea el adecuado para cada actividad y que se ajuste a la medida.

Señaló que es de suma importancia observar y respetar las indicaciones emitidas por la capitanía de puerto respecto al comportamiento del mar en sus niveles de marea señalados con banderas de color verde, la cual indica que las condiciones para bañarse, nadar o bucear son buenas; amarillo, que significa precaución, y rojo, que indica que los bañistas no deben ingresar al mar.