Organismos internacionales, medios informativos y gobiernos de todo el mundo, condenaron la injusta sentencia emitida contra dos reporteros de Reuters en Myanmar, calificada como un día negro para la libertad de prensa.

Un tribunal de Myanmar sentenció a siete años de prisión a Wa Lone y Kyaw Soe Oo, dos corresponsales de la agencia de noticias Reuters, tras declararlos culpables de violar una ley sobre secretos de Estado al informar sobre la masacre de miembros de la etnia rohingya.

Los reporteros de la agencia británica fueron arrestados el 12 de diciembre pasado, mientras investigaban sobre la muerte de 10 rohingya y otros abusos que involucraban a soldados y policías birmanos en una aldea del estado de Rakhine, norte de Myanmar (antes Birmania).

Stephen J. Adler, editor en jefe de Reuters, calificó el fallo del Tribunal birmano como un „gran paso atrás en la transición de Myanmar a la democracia“ y dijo que el asunto „debe ser corregido por el gobierno de Myanmar como una cuestión de urgencia“.

Adler afirmó que los cargos contra sus periodistas son ”falsos” y fueron ”diseñados para silenciar sus informes e intimidar a la prensa”.

Reporteros Sin Fronteras (RSF) condenó la sentencia a siete años de cárcel impuesta a los dos reporteros de Reuters, la cual afirmó es un “día negro para la libertad de prensa” en Myanmar y en el mundo entero.

El subdirector de Human Rights Watch (HRW) para Asia, Phil Robertson, por su parte, calificó la sentencia como una ”injusticia escandalosa” y dijo que el Ejército de Myanmar, también conocido como Tatmadaw, quería un veredicto de culpabilidad contra los periodistas para ”intimidar” a otros y evitar que informaran sobre sus violaciones a los royingyas.

En un mensaje a través de la red social de Twitter, los embajadores de Estados Unidos, Scot Marciel, y Dan Chugg, de Reino Unido en Mynamar, calificaron el veredicto como un golpe de Myanmar hacia la democracia.

Desilusión

El embajador británico en Myanmar, por su parte, expresó una desilusión extrema por la sentencia de siete años de prisión contras los reporteros de Reuters y arremetió contra el juez Ye Lwin, quien presidió la Corte.

Kristian Schmidt, embajador de la Unión Europea (UE) en Myanmar, también condenó en una publicación en Twitter las sentencias de prisión contra Wa Lone y Kyaw Soe Oo, las cuales, consideró deben “revisarse” y abogó por la liberación inmediata e incondicional de los reporteros.

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) se sumó a la condena internacional por la sentencia de Wa Lone y Kyaw Soe Oo, afirmando que marcó un ”nuevo mínimo a la libertad de prensa para Myanmar.

El caso ha llamado la atención de todo el mundo como un ejemplo de la violación que la libertad de prensa está sufriendo bajo el gobierno de la líder de facto de Myanmar y Premio Nobel de la Paz 1991, Aung San Suu Kyi .