A causa de laudos laborales que datan de más de una década,  la Unidad Deportiva de Villaflores se encuentra embargada desde hace cuatro años y será puesta a la venta a más tardar en dos meses.

El abogado Sergio Ramos Liévano, quien mantiene el juicio contra el Ayuntamiento actual, sostuvo lo anterior e informó  que el embargo fue practicado el día 27 de octubre de 2014, siendo presidente Jorge Torres Grajales.

Mencionó que el inmueble, valuado en ocho millones de pesos, fue adjudicado el 4 de mayo de 2017 por la cantidad de cuatro millones 88 mil 320 pesos.

Mientras que una fuente del Ayuntamiento actual, presidido por Luis Fernando Pereyra López, calificó de incorrecta la resolución de las autoridades judiciales “ya que los bienes muebles e inmuebles son propiedad de los ayuntamientos y no se pueden vender porque son de uso público”, Ramos afirmó que la Unidad Deportiva se encuentra en proceso de  escrituración.

Al no garantizar las dos últimas administraciones municipales,  el pago de varios millones de pesos por concepto de despidos injustificados, una vez concluida la escrituración se realizará el proceso de la toma del bien inmueble o desalojo para que sea entregado a los nuevos propietarios

Recordó que se efectuaron tres almonedas (subasta de bienes) publicadas en este diario de circulación estatal con fechas 10 de agosto de 2016, 09 de febrero de 2017 y 30 de marzo de 2017.

Finalmente afirmó que el Museo Histórico de la Frailesca está adjudicado por un millón 600 mil pesos, pero aún no inicia el proceso de escrituración.